×
×
Red Internacional

Desde el Oeste. Voces de censistas: hacinamiento, sin gas y sin cloaca, la realidad del conurbano

Testimonios de diferentes censistas que recorrieron barrios de Morón e Ituzaingó sobre la realidad que viven los sectores populares en el Conurbano.

Jueves 19 de mayo | 21:14

Estallaron los grupos de WhatsApp y las redes sociales durante el día del Censo, problematizando el trabajo absolutamente precario de las y los censistas, a quienes les pagaron $6.000, sin garantizarles ni siquiera una vianda, pero también de decenas de testimonios con mucha bronca sobre la verdadera realidad de muchos barrios. Otros que también problematizan la precarización laboral o de vivienda en la que se encuentran centenares de familias.

Muchas de estas voces llegaron al grupo del Comité de apoyo al FITU PTS que se formó en Morón, donde más de 100 personas se unieron durante la campaña electoral del 2021 y se transformó en un espacio de intercambio y organización permanente.

"Entre los censistas también hubo bronca porque fue mucho trabajo y mal organizado, pero estábamos muy sensibilizados por la realidad con la que nos encontramos. Se notaba que las familias estaban expectantes del censo y nos esperaban y no querían quedarse sin responder, pero otros cuando terminaba la entrevista nos dijeron ´¿esto nos preguntan solamente?´"

Carla, recorrió censando el barrio San José de Morón en donde viven muchos trabajadores y trabajadoras municipales, en su mayoría de limpieza tanto privada como estatal. “La situación de todas estas familias es de hacinamiento, sin cloacas, sin gas, con pisos de material, con techos de chapa. El gobierno ¿va a hacer algo con toda esta información? Muchísimas personas que no pudieron terminar la primaria y también muchos pibes que no terminaron la secundaria y que están changueando o trabajando en fábricas en negro. Esas son las casas de nuestros alumnos en los barrios humildes. ¿De qué nos viene a hablar este gobierno cuando habla de derechos y son puros relatos?”

En San Alberto, un barrio ubicado en la localidad de Ituzaingó, estuvo Laura censando durante el día . De 59 personas que censó, sólo 3 cuentan con trabajo en blanco. “En toda la zona que censé 1 sola familia contaba con gas de red; muchos pibes y pibas de 14 ya laburando, haciendo changas o con los papás. Me tocaron también muchas familias en las que había abuelites, y me contaban que necesitaban hacer changas porque no podían vivir con la jubilación. Las casas en su mayoría eran con techo de chapa sola, con el frío que hace”.

Te puede interesar: La crisis del coronavirus profundizó lo que ya era estructural. Conurbano bonaerense: el problema del hacinamiento es un resultado del capitalismo

Esta es parte de la realidad que atraviesan miles de laburantes en todo el país. La carestía de vida, la desocupación, precarización laboral y de vivienda se profundizan día a día también. Niños y niñas, jóvenes, laburantes, jubilados que no tienen garantizados derechos básicos no sólo al trabajo sino a una vivienda digna.

Romina, que fue censista en Morón, contó que muchas familias expresaban su molestia porque el censo no preguntaba, ni buscaba expresar las verdaderas condiciones en que viven. “Los malabares que hacen para llegar a fin de mes, las pocas posibilidades de tener un trabajo en blanco, gente que hasta el mismo día del censo tuvo que trabajar porque viven el día a día.”

Estas situaciones se profundizan, incluso aún más, en algunas zonas, como contó Darío, que censó en Morón Sur, en un barrio donde el 80% de quienes viven allí son de nacionalidad paraguaya como el. “No tienen nada propio, trabajan de sol a sol en los campos y vienen a probar suerte acá y los empleadores se aprovechan de eso sabiéndolo, pagándoles 2 mangos y que vivan en esas condiciones absolutamente precarizadas trabajando miles de horas al día”.

Muchas de estas realidades que viven las y los trabajadores, jubilados, jóvenes, desocupados y precarizados se expresaron también en la asamblea que se realizó en el Club de los trabajadores y la juventud hacia el 1 de mayo, organizada por el PTS-FITU en Morón, donde se acercaron de distritos como Ituzaingó y Hurlingham, en donde discutieron cómo unir estas demandas y pelear en conjunto contra el ajuste en curso. Por derechos como la salud, educación, vivienda y trabajo. La propuesta del reparto de horas de trabajo, trabajar 6hs 5 días a la semana, con un salario igual a la canasta familiar, para acabar con la desocupación y la precarización del trabajo fue uno de los intercambios más ricos de esa jornada, demostrando que podemos dar una salida las y los trabajadores, contra la resignación que quieren imponer de que no hay otra salida.

Te puede interesar: Medidas frente a la crisis. Trabajar 6 horas, 5 días por semana: así se podrían crear 1 millón de puestos de trabajo

El próximo 28 de mayo, realizarán una nueva asamblea para seguir organizándose junto a Nicolás del Caño y Myriam Bregman, diputados nacionales y Jorgelina Esteche, referente del FITu en la zona.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias