×
×
Red Internacional

Rebelión.Policía y Ejército no cesan crueldad y terror en toda Colombia

Las ciudades de Buga y Popayán se han convertido en nuevos centros de la rebelión. Allí la Policía, el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) y el Ejército actúan de manera brutal y ya se cobraron la vida de más manifestantes.

Daniela GuzMar@daniguzmar

Sábado 15 de mayo | 16:03

Nuevos asesinatos de manifestantes, tanquetas antimotines atropellando jóvenes, policías divirtiéndose y grabándose mientras torturan, granadas de perdigones, gases lacrimógenos adentro de las casas, vencidos y disparados de frente contra familias con bebes en brazos y socorristas de salud, un helicóptero militar trasladando tropas.

Estos son sólo algunos ejemplos de las acciones criminales, que no detiene el gobierno de Iván Duque sobre el pueblo, que sigue parándosele de frente al terrorismo de estado y en resistencia a la despiadada represión. Los asesinos a sueldo ya cobraron la vida de un hombre de la primera línea en Popayán, oeste de Colombia y un nuevo foco de rebelión.

Popayán asesinato de joven

Según un informe del jueves 13 en la mañana, se reportaban al menos 48 heridos en la ciudad de Buga, en el Valle de Cuca al oeste de Colombia, lugar que se transformó en el epicentro de los conflictos derivados del Paro Nacional. Cientos de manifestantes fueron atosigados y violentados en uno de los 21 puntos de bloqueo nacional, que desde el inicio del Paro Nacional el 28 de abril, se vienen realizando en por ejemplo la vía Panamericana, que conecta dicha ciudad con Cali y el puerto de Buenaventura.

Si bien no sorprende el accionar de las Fuerzas Armadas, es importante destacar que no es casualidad que el gobierno esté queriendo desalojar a muerte, los puntos de rebelión y resistencia de los alrededores del puerto. Si bien el mismo es reconocido por su importancia a nivel comercial en el país, también lo es por las mafias que operan detrás del contrabando de estupefacientes y productos de lujo como por ejemplo automóviles Lamborghini y demás excentricidades. Los grupos ilegales, cuentan con la complicidad de las autoridades que facilitan la coordinación, el ingreso y camuflaje en los contenedores del puerto.

Buenaventura, ubicado en departamento del Valle del Cauca, está considerado como uno de los más importantes puertos de Colombia sobre la zona del Pacífico y como un Distrito Especial, Industrial y Portuario Nacional. El puerto se encuentra entre uno de los diez más reconocidos del continente, por su privilegiada ubicación geográfica cerca de las principales rutas marítimas que atraviesan el planeta en todas las direcciones. Más del 50% del comercio internacional del país, se desempeña por allí.

Es así que el viceministro de Defensa, Jairo García, quien ha dado luz verde a la salvaje represión sobre todo el territorio nacional, justificó que “después de mantener durante 14 días un diálogo con los jóvenes y el Gobierno local, departamental y la iglesia, era necesario reiniciar la cadena logística del departamento. Hemos logrado un trabajo coordinado de la Fuerza Pública para que más de 130 camiones se movilicen hacia la ciudad de Cali”. Fue así como más de 270 hombres de la Policía y dos batallones del Ejército, hicieron presencia en la vía Panamericana, a la altura del puente del Sena del municipio de Buga, con el fin de reactivar el transporte de carga hacia Cali y el puerto de Buenaventura.

Siendo sólo uno de los puntos que vive una permanente tensión a nivel nacional, aquí también presentamos otros de los cientos de ejemplos de violencia por parte del Estado que se vive en otras ciudades como Cali, Popayán, Facatativá, Bogotá entre otros. Las acciones armadas de la policía, el ESMAD (Escuadros Móvil Antidisturbios) y el ejército, se han ido en contra de las propias caravanas humanistas y se han dado el lujo de maniobrar con completa impunidad, inclusive llegando a movilizar un helicóptero del Ejército, a las instalaciones de una de las entidades educativas SENA (Servicio Nacional de Aprendizaje).

La aeronave que en principio había sido vista con esperanza por los manifestantes, que la confundieron con una de la Cruz Roja, resultó siendo la misma utilizada en la “Operación Jaque”, como se conoció al rescate de secuestrados por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en el año 2008,en donde fueron rescatadas 15 personas y que tuvo gran repercusión internacional ya que entre los retenidos, se encontraba la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, quien estuvo cautiva durante casi siete años.

Según las autoridades, se trata de la aeronave que "cumplía las funciones de abastecimiento y movimiento de tropas desde y hasta puntos seguros, y en esta ocasión movilizaba personal del Ejército Nacional en apoyo a la asistencia militar, a través de la maniobra de aterrizaje, desembarco de tropas”.

Socorristas reprimidos

Te puede interesar: Urgente: se rompe la mesa de negociación en Cali mientras la policía reprime a manifestantes

Algunos habitantes de la zona de Buga, denunciaban que de forma descomunal, la policía y ESMAD entraron a los barrios y descargaron toda su furia tirando gases adentro de las casas, lanzando granadas de perdigones y disparando al aire sin ningún tipo de respeto hacia la comunidad en donde se encontraban personas mayores y niños.

Buga, gas lacrimógeno adentro de una casa

Granadas de perdigones Buga

Niña no pude respirar por gas

Al parecer, con el anhelo de abrir fuego indiscriminado contra cualquier colombiano que pretenda hacer uso de su derecho legítimo a la protesta, se repiten a diario y en diferentes puntos de todo el territorio nacional, el accionar bélico que sin freno impone el gobierno, como parte de las políticas de terrorismo de estado, que el neoliberalismo ha impuesto hace más de siete décadas. Las prácticas de tortura que siempre han existido, actualmente son grabadas por los propios uniformados, que inclusive en grupos se divierten con su propio show de tortura, sin que ninguna autoridad nacional se pronuncie más que para defender absolutamente todas las acciones de las Fuerzas.

Esmad tortura joven

Fuego indiscriminado

A su vez en Facatativá, municipio aledaño a la capital bogotana dentro del Departamento de Cundinamarca, decenas de personas fueron víctimas de los gases lacrimógenos que sin pudor, los uniformados lanzaron contra mujeres con niños en brazos, mientras se paseaban por las calles a los gritos, amenazando a la población y al mejor estilo de sus amigos los paramilitares, quienes son conocidos por el desprecio y sevicia sin compasión en contra de sus víctimas.

Facatativa, gas contra bebé

Los jóvenes que no piensan darse por vencidos y por el contrario siguen resistiendo la terrible represión, son atropellados de inmediato por las tanquetas del ESMAD mientras sus miembros se agitan entre ellos, para pasar por encima de los manifestantes. Los jóvenes no se cansan y hacen frente a las lluvias de gases que los persiguen, sufren las consecuencias de la violencia e intoxicación producto de lacrimógenos vencidos hace más de siete años, según denuncian los propios vecinos de los barrios afectados.

Atropellando

Lluvia de gases

Lacrimógenos vencidos desde 2014

Es por eso, que producto de la rabia y desesperación, las acciones de lucha se desplazan de forma organizada en lugares como por ejemplo, Medicina Legal en Popayán y la URI de la policía (Unidad de Atención Inmediata) de la misma ciudad, en donde se produjeron manifestaciones, en contra de la violencia de género que también se desata permanente hacia las mujeres y teniendo en cuenta el reciente caso de la joven que se encontró sin vida, luego de ser víctima de violencia sexual por parte de las autoridades.

Te puede interesar: Colombia: una joven fue encontrada sin vida luego de haber sufrido violencia sexual por parte de la policía

Fuego en la URI

Te puede interesar: Colombia despertó: ¿cuál es la situación de las mujeres en el país?

Lejos de darse por vencidos, los colombianos se vuelven cada día más combativos, se organizan entre vecinos y sin más protección que los cascos de sus motocicletas fabrican barricadas, puntos de alimentación para las primeras líneas y atención de heridos. Todo un trabajo que con las uñas, viene desarrollando el pueblo que sigue haciendo historia durante la rebelión popular colombiana.

Barricadas y resistencia

Por su parte la ciudad de Ibagué, en el centro occidente del país, las calles rebalsaron de jóvenes que siguen en pie de lucha manifestándose en contra del gobierno Duque y su cruda represión.

Ibagué

Duque chau

Colombia resiste

El Paro Nacional continua, y con él la fuerza de jóvenes y trabajadores que despertaron y se organizan en contra de lo que consideran una dictadura encubierta y ante la mirada complice del mundo. La necesidad de la organización desde abajo en asambleas barriales, estudiantiles y demás, se hace urgente y necearía para la continuidad de las acciones de lucha que pretenden la caída del gobierno derechista de Iván Duque, quien es señalado de ser el títere político del genocida Álvaro Uribe. La juventud dice “No más” a estos gobiernos, que los vienen destinando al no futuro y que pretenden seguir aceptando.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias