×
×
Red Internacional

Tucumán.Nuevas escenas en la interna Manzur-Jaldo y la realidad que emerge desde abajo

Luego de los mensajes de unidad se reflotaron las tensiones entre el gobernador y el vice. Acusaciones de narcotráfico, rumores de un “vacunatorio VIP” y reclamos por los contratos políticos en la Legislatura. La pelea de los cosecheros muestra una realidad que emerge desde abajo.

Maximiliano Olivera@maxiolivera77

Domingo 25 de abril | 00:30

La semana se fue pero las tensiones de la interna entre Juan Manzur y Osvaldo Jaldo no aminoran. Se cumplirán dos meses de la última conversación entre “el uno y el dos” de la provincia y de la disputa abierta durante la elección del ombudsman. En los últimos días se habló de una tregua, y hasta de una foto con el sabor del encuentro, pero el fuego cruzado continúa y desde los dos bandos se amenaza con una escalada.

Tras el Congreso del Partido Justicialista, donde primaron los mensajes de unidad, el siguiente escenario importante era la Legislatura. En uno de los primeros coletazos de la división del bloque oficialista, el jaldismo pasó tijera y dio de baja más de 1100 contratos que manejan los legisladores manzuristas. Por este asunto, el jueves al mediodía hubo un encuentro entre Jaldo y el manzurista Sergio Mansilla, uno de los pocos vasos comunicantes entre la Legislatura y Casa de Gobierno.

El encuentro entre Jaldo y Mansilla naufragó y no hubo acuerdo. El presidente de la cámara planteó dar de alta solo la mitad de los contratos, una oferta que no conformó al manzurismo. Jaldo además contrapropuso dar marcha atrás la sangría de contratos de jaldistas en el Poder Ejecutivo y la restitución del código de descuento en los haberes que van para la Mutualidad Provincial, dos de los contragolpes que dio Manzur. El principal afectado por esto último es el legislador Daniel Deiana, titular de la Mutualidad Provincial.

Previo al encuentro Jaldo-Mansilla, Deiana tiró nafta para reavivar el fuego. “Hay un grupo de legisladores que están investigando al Estado por cuestiones de narcotráfico y administración”, sostuvo en una entrevista en Los Primeros. Además, adelantó que “una vez que los legisladores reúnan todos los elementos acudirán a la Justicia para hacer la correspondiente denuncia y allí presentarán las pruebas”. Aunque el legislador no lo haya explicitado, se deduce que se trata de las denuncias a bandas de narcotraficantes donde está involucrado un empleado del Siprosa y también el uso de uno de los predios del organismo. La cuestión sanitaria es un tema espinoso y los rumores hablan también de un “vacunatorio” en una institución presidida por un legislador manzurista, que habría sido puesto a disposición del resto del oficialismo pre-ruptura.

Los legisladores manzuristas se reunieron el viernes en Casa de Gobierno y desde allí rechazaron oficialmente la propuesta del jaldismo. Mientras que por lo bajo se barajan estrategias parlamentarias, ya que ninguno tiene la mayoría simple. Las escenas también se desarrollan en “el territorio”, donde Manzur y Jaldo van recorriendo y contando las costillas del otro entre inauguraciones y anuncios.

Frente a estas nuevas escenas de la pelea Manzur-Jaldo surgen otras, como las que se vieron en las rutas del norte y el sur con los piquetes de los trabajadores del citrus. En una industria clave, los cosecheros se autoconvocaron frente a la paritaria de hambre que firmó Uatre. Los salarios de miseria y un régimen de trabajo deplorable son la “fórmula del éxito” de un puñado de millonarios, como los hermanos Lucci que figuran en el ranking de los más ricos de Forbes. También es una expresión de la pobreza y la precarización estructural de la provincia, sostenida gobierno tras gobierno.

Con los primeros tres días de cortes, los trabajadores forzaron a la conducción de Remache Ferreyra a una reunión y a que el Gobierno se comprometa a una reunión entre las partes. Pero también la respuesta del Gobierno fue un operativo policial donde se detuvo a cinco cosecheros. Los trabajadores reafirman que van a continuar con los cortes hasta lograr una solución y convocan a llenar de solidaridad esta pelea.

En las últimas semanas, la segunda ola encontró en las calles a los trabajadores de la salud, los docentes, choferes de la UTA, y se combina con peleas como la de la familia de Enzo Orellana, en el comercio por el horario corrido y en el Mercado del Norte por la defensa de los puestos de trabajo. Más allá de las particularidades, hay un hilo común en peleas en defensa del salario y contra la precarización, lo que plantea la necesidad de la unidad y la coordinación para fortalecer las luchas propias pero también apoyar a otras, exigiendo a las conducciones sindicales que rompan su pasividad cómplice y convoquen a planes de lucha. Escenas de una realidad que emerge desde abajo mientras los de arriba se pelean.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias