×
×
Red Internacional

Masacre de Salsipuedes. Negacionismo contra la memoria del pueblo charrúa en Uruguay

La conmemoración en memoria de la masacre sufrida por el pueblo charrúa en Salsipuedes, trajo este año una muestra repudiable y reaccionaria de negacionismo por parte de legisladores de la coalición de gobierno.

Miércoles 13 de abril | 22:21

Este año el Día de la Nación Charrúa y la Identidad Indígena estuvo enmarcado en una fuerte polémica, en donde miembros de la coalición gobernante hicieron gala de su negacionismo a la memoria del pueblo charrúa.

El 11 de abril de 1831 fuerzas del gobierno uruguayo comandado por el entonces presidente Fructuoso Rivera llevaron a cabo la matanza de Salsipuedes, acción que no se limitó a las acciones militares que se dieron en ese día, sino que fue el comienzo de una campaña de exterminio para desarticular la permanencia de esa comunidad sobre el territorio de la nueva república para favorecer los intereses de un puñado de terratenientes.

Te puede interesar: Martín Delgado Cultelli (Conacha): “Quieren evitar a toda costa que se reconozcan los derechos indígenas en el país”

En el Parlamento

En la discusión parlamentaria que se dio este año, el diputado informante por parte del Frente Amplio Felipe Carballo pidió perdón en nombre de su institución por los actos cometidos por el Estado uruguayo: “A los charrúas de ayer, a los charrúas de hoy, a los muertos y a los vivos: perdón porque la institución a la que pertenezco no los ha defendido ni los ha protegido como debió”.

Por el contrario hubo una respuesta virulenta por parte de legisladores del Partido Colorado y Cabildo abierto, haciendo gala de su negacionismo. El diputado Conrado Rodríguez del Partido Colorado empezó afirmando que “no existe y no existió nación charrúa” y que son una población “proveniente de Argentina”, arguyendo además de que “el revisionismo que pretende hacer la izquierda, pretende menoscabar a nuestros héroes nacionales”. Llegando a justificar finalmente el “apresamiento” de hombre mujeres y niños que según Rodríguez gracias al mismo se dio “un choque de civilizaciones que permitió el mestizaje”, para Rodríguez ese pogromo contra el pueblo charrúa y su esclavización no se trata de un exterminio (sic!). Por su parte los diputados de Cabildo Abierto como Álvaro Perrone trató de delincuentes a los charrúas y reivindicó el accionar de Rivera y calificó de “indigenismo hasta ahora inexistente en Uruguay y que busca beneficios económicos”. Una constante de los defensores de Rivera fue el repetir que los charrúas no eran autóctonos, enfrentar a los charrúas con los guaraníes y los minuanes, y reivindicar los reclamos de los terratenientes que reclamaban “por la seguridad de sus tierras”. Por su parte el Partido Nacional ni siquiera asistió al debate parlamentario sobre el tema.

El origen criminal del Estado uruguayo

Como regla de igual forma que en otras regiones de América, la fundación de los Estados modernos capitalistas se realizó en base al crimen y el saqueo a los pueblos originarios. Salsipuedes es uno de los momentos fundacionales del Estado uruguayo, que mediante el exterminio de un pueblo consolidó las bases económicas sociales de un régimen basado en la explotación de la gran propiedad terrateniente. Los partidos tradicionales y sus defensores actuales como Cabildo Abierto, en sus intervenciones en la defensa de “los héroes nacionales” y el menosprecio a la memoria del pueblo charrúa, no hacen más que reivindicar los inveterados intereses de clase a los que responden.

La memoria histórica por el pueblo charrúa y los pueblos originarios en América Latina, junto a la lucha hermanada de la clase trabajadora y el pueblo oprimido serán los portadores de la justicia definitiva por las reivindicaciones de estos pueblos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias