Deportes

LA MATANZA

La Fragata navegando al Nacional B: Almirante Brown volvió a ascender

El aurinegro de Isidro Casanova ascendió al Nacional B el domingo último. Venció al Club Atlético Acassuso de local y aprovechó los resultados de San Carlos y Tristán Suárez. Festejan miles de fanáticos en los barrios matanceros. Compartimos el relato de Cristian, hincha del club.

Lunes 28 de diciembre de 2020 | 23:48

En el Fragata Sarmiento se respira emoción. Es que Almirante no necesitó final, ni esperar a la última fecha, fue un justo campeón de la Zona Campeonato y este domingo, luego de pasar sin despeinarse la última batalla frente a Acassuso, festejó su regreso a la Primera Nacional.
El año 2014 y a Almirante le tocó bajar a la Tercera categoría de nuestro fútbol. Pasaron seis años muy duros, con buenos y malos pasajes, con cambios de entrenador, pero el aurinegro nunca perdió el hambre y el apoyo de su gente, que en pleno año nuevo levantará una copa por su equipo.

En un año donde muchos prefieren olvidar, el club más grande y popular de La Matanza tiene este año para recordar y festejar un año donde La Matanza fue golpeada duramente por la pandemia y el desempleo.
Por eso fue un desahogo y una alegría para los hinchas, estos jugadores y el cuerpo técnico que festejan. Miles de hinchas en muchísimos barrios matanceros porque el cuento terminó como tenía que terminar: Almirante Brown logró el ascenso a la Primera Nacional y, después de seis años, volverá a jugar en la segunda categoría del fútbol argentino.
El final se terminó de escribir en la calurosa tarde de este domingo donde el Mirasol le ganó 2 a 1 a Acassuso y recibió las noticias de las derrotas de Tristán Suárez y de Villa San Carlos, la combinación que necesitaba para quedarse con el Hexagonal, con una fecha de anticipación.

Almirante Brown pudo celebrar y dar este salto de categoría por el cuál había hecho sobrados méritos previo a la pandemia. Y que después de tantas suposiciones, el club demostró ser el mejor de la categoría.
Cuando el torneo se dio por finalizado, el conjunto aurinegro había salido campeón del Torneo Apertura: era el líder absoluto de la tabla general.

Del partido ante el Quemero hay que decir que, luego de un comienzo dubitativo, el equipo del Morrón Benítez logró sacar una buena ventaja en apenas cinco minutos, cuando entre los 21 y 26 minutos, Alan Barrionuevo, de cabeza, y Diego García, de penal, establecieron un 2-0 tranquilizador.
En el complemento, más pendiente de lo que ocurría en las canchas de Comunicaciones y de J.J. Urquiza, Almirante aflojó el ritmo y le permitió a Acassuso lograr el descuento a los 18 minutos, con un penal bien ejecutado por Franco Caballero.
A partir de allí, Almirante ajustó las marcas y, si bien sufrió algunos sobresaltos en un par de jugadas aisladas, se paró mejor y pudo mantener la diferencia hasta el final del partido. Simultáneamente, también llegó el final en Agronomía, con el 2-1 a Villa San Carlos. Pero había que esperar el desenlace de lo que estaba ocurriendo en Loma Hermosa, en el choque entre J.J y Tristán Suárez que había comenzado con diez minutos de demora.

Esos diez minutos parecieron diez horas. Y si bien el Lechero tenía que marcar dos goles para postergar el festejo del Mirasol, todo el planeta aurinegro estuvo pegado a un monitor de TV, una pantalla de celular o a un auricular de radio para esperar que termine el encuentro y poder liberar ese grito que estaba contenido.
El pitazo de Lucas Di Bastiano en Loma Hermosa, que decretó el 1-0 del Celeste sobre Tristán Suárez, fue el inicio de ese festejo tan esperado.
Con jugadores, cuerpo técnico y dirigentes en el campo de juego y miles de hinchas afuera del Fragata Sarmiento, a metros del estadio o en sus barrios, dando abrazos con lagrimas emoción de desahogo por lo sufrido durante todo este tiempo. Muchos apuntaban al cielo, otros por algún ser querido, otros hacían videos llamadas para los de riesgos que no podían salir a festejar. Hubo quienes sin un mango pero a dedo o por un conocido llegaban a Isidro Casanova para por unos momentos sentirse campeón. Unidos en el grito de ¡Dale campeón! Y al canto “Y ahí va, la Fragata navegando al Nacional".







Temas relacionados

Isidro Casanova   /    Nacional B   /    La Matanza   /    Fútbol   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO