Cultura

Desde Rosario

Brapis lanzó Bars Collection: "Siempre le apunte más al arte que al fucking rating"

La enorme victoria de la huelga aceitera no es lo único que sacude Santa Fe en estos días. El 16 de diciembre, directo desde Rosario, salió Bars Collection, el último disco del rapero Brapis, obra plagada de la realidad que viven millones de jóvenes en el país y en el mundo.

Jueves 31 de diciembre de 2020 | 15:08

Con un ambiente lúgubre, Brapis despliega barras crudas como la realidad que vive, lo que queda claro cuando suelta "Los cuentos de princesas el hood los tiñe de crudeza".

El estilo underground con beats noventeros, que aporta la producción de Pancho Val y varios beatmakers, le sirven de base para abordar diferentes problemas, donde los personales se mezclan con los sociales, al punto que se hace difícil por momentos separar uno del otro.

“Mi rima en la street”

Una arista que se repite en toda la obra es la contradicción entre hacer un arte de abajo, del under, y dar un salto a un público mayor sin perder las raíces. Como dice con Varoner, están "A un paso del underground al mainstream", pero teniendo presente que "siempre le apunté más el arte que el fucking rating", una precondición indispensable para hacer algo auténtico. Sobre todo en un mundo donde el riesgo de venderse al mercado, a lo que más funciona, es algo de lo que no está exento ningún artista.

“Libertad para el smoker que está en prisión”

Otra de las banderas fuertes aparece en Smokers junto a Socio. En esta canción se descargan contra la prisión a quienes consumen o cultivan marihuana, contra las leyes reaccionarias y la yuta, que a la par que persigue a les jóvenes garantiza el comercio ilegal. "Legalidad y regulación si es mi decisión", y "No más presos por cultivar" son el mensaje con el que concluyen la canción.

Te puede interesar: Tras décadas de criminalización, se autorizó por decreto el autocultivo de cannabis medicinal

Justo después viene 1312, que desde el principio es muy clara: "La lucha siempre será contra los cops". Kundo la hace muy corta sobre el rol de las fuerzas represivas, cuando dice: "Ellos son los que reprimen al pueblo cuando alza la voz". Nombra lo que está pasando en Chile a partir de la revuelta que exigió que se vaya Piñera. Pero también hace referencia a la dictadura genocida argentina, a Videla y López Rega.

El odio a la policía es un pilar de la cultura hip hop desde sus orígenes, con Fuck the Police como un himno, y no es para menos. Un arte de los pibes de los barrios, de los ghettos, del hood, de las plazas, conoce de cerca a la yuta y lo que hace. Persigue a quienes fuman, maneja el narcotráfico, reprime, y como dice Saje en Slang, se lleva a nuestros pibes con el gatillo fácil. "Boletearon a otro pibe, ¿dónde estas Dios?".

Los últimos años sólo reforzaron ésta realidad en todo el mundo. Como se vivió en Chile, en Bolivia, en Colombia, en Francia, y sobre todo en Estados Unidos por el asesinato racista de George Floyd que generó las más grandes movilizaciones en ese país, y tuvo una enorme repercusión internacional. Argentina no fue la excepción con la desaparición seguida de asesinato de Facundo Castro, la brutal represión en Guernica y el macabro número de más de cien casos de gatillo fácil al momento de cerrar este fatídico año.

“Me crié con...”

Bars Collection es un disco de rap, y Brapis no se priva de rendir tributo a quienes lo inspiraron en este género. Por nombrar algunos aparecen Al2, Chyste Mc, Rafael Lechowski, Rxnde, Kendick Lamar, entre otros raperos.

Pero también hay influencias de otros lados. La cumbia tiene un lugar importante, nombrada varias veces (“En el patio con un fasito escuchando cumbia”), e incluso 1312 arranca con el Pepo cantando: “Ay policía que vida elegiste vos…”.

Si bien aparecen más referencias musicales, otras vertientes tienen lugar en este disco, como puede ser la futbolística. Pero lejos de las obvias, como decirse el Messi del rap, aparecen algunas muy inteligentes. La que en mi opinión destaca es “Morí siendo nadie. Yo leyenda del under, Trinche Carlovich”, en referencia a uno de los jugadores más reconocidos nacionalmente, pero que jamás llegó a las grandes ligas. Símbolo del espíritu under de la obra, y en despedida a un ídolo que nos dejó este año.

Podés leer también: Adiós al Trinche Carlovich: el futbolista que fue ídolo de Maradona sin salir de Rosario

También tienen su lugar el cine y la literatura, nombrando a directores como Spielberg o Hitchcock, y con una de las mejores barras en Pedido de captura: “Me preguntan cómo afilé esas lanzas, mi madre leía Cortázar conmigo en la panza”.

“Uní los puntos, trace los puentes”

Esquemáticamente podemos decir que este disco cuenta con tres partes, sin que estén claramente delimitadas una de la otra, y que se interrelacionan constantemente.

Una primera, por ejemplo con Pedido de Captura, donde se presenta el estilo, el tono y el ambiente del álbum, sin agarrar un tema en particular sino hablando un poco de todo: del rap, del hip hop, de qué les gusta, qué no, de vivencias y experiencias, y muchísimas barras.

Un segundo momento aparece con Smokers y 1312, donde las temáticas, si bien parten de las experiencias personales, son claramente sociales, o más específicamente, de crítica social.

Desde ahí, Slang y Conocimiento funcionan como una transición a una tercera parte del álbum, aunque sobretodo en Slang se mantienen muy presentes elementos de crítica social. Es Insert Coin el tema que cierra el disco, el único donde Brapis aparece rapeando solo y el que más expresa este tercer estadío.

En este los temas se vuelven, por así decirlo, más personales, donde Brapis muestra algunas de sus inquietudes, de sus miserias, de las cosas que lo preocupan, de sus malestares (“Que garrón cuando vivís tan mal aunque lo haces tan bueno”, o “Quiero salir de mi, no salir del barrio”). No solo materiales, sino espirituales, o más exactamente, de la relación entre los problemas materiales y lo que generan a nivel espiritual

Este momento sirve mucho para hablar del arte y de cómo se relaciona con la sociedad. Porque hay veces que la relación es obvia, cuando se habla de grandes injusticias, o se critica un sistema que no tiene nada para ofrecernos. Pero hay veces que la relación entre el arte y la sociedad en la que se gesta no es tan lineal, o incluso puede dudarse de que exista esa relación en todos los casos. Pero si eso fuese así, no puede explicarse por qué decenas de miles de jóvenes conectan o se identifican con lo que Brapis suelta en esta última parte del disco, donde nos abre algunas de las cosas que le ocurren en sus lugares más profundos.

Es que este malestar tiene un origen social que no puede reducirse sólo a las carencias materiales, pero que las tienen como base. Vivir en una sociedad basada en la desigualdad, en la explotación, la opresión, la discriminación, necesariamente pasa factura. Y odiar todo eso también.

Insert Coin es desgarradora. Porque eso que siente Brapis es lo que siente por momentos la juventud, no exactamente de la misma forma pero sí en algún punto. La frase que cierra esta obra es algo que de alguna manera pasó por más de una cabeza. “2021, guarda que llegó, pero respiro y por dentro digo ’Ahí vamos de nuevo’”.

Press Start

Desde ya es un gran álbum que puede escucharse en todas las plataformas. Pero hay que decir que la versión subida a Youtube, que dejamos linkeada abajo, cuenta con una ventaja: todo el video publicado, con las nueve canciones, está magníficamente ilustrado por Lvcasmart, con un estilo de videojuego retro que acompaña perfectamente la música y hace a una experiencia completa.

Gran momento para festejar el reciente triunfo de los aceiteros escuchando un discazo de su tierra. Nada más que agregar.







Temas relacionados

Arte y Cultura   /    Aceiteros   /    Música   /    Rosario   /    Provincia de Buenos Aires   /    Santa Fe   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Música   /    Cultura   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO