×
×
Red Internacional

El gobierno habla de paritarias del 40% que implicaría un nuevo ataque al bolsillo de las y los trabajadores. En la provincia de Tierra del Fuego se abrieron las paritarias docentes. ¿Qué se discute y qué intereses hay? ¿Cómo afecta el pago al FMI y la deuda externa de la provincia?

Verónica De Bueno Delegada docente SUTEF | PTS Ushuaia

Miércoles 16 de febrero | 15:03

El gobierno nacional del Frente de Todos pactó el pago de la estafa Macrista a costa de la clase trabajadora. Sabemos que durante el gobierno de Macri la plata del FMI se utilizó para la fuga de capitales por parte de los bancos, además de impulsar su reelección. Como no podía ser de otra forma el gobierno provincial de Gustavo Melella apoyó dicho pacto. Ya que al igual que el gobierno nacional, el gobierno provincial paga la deuda externa de la provincia que no es otra cosa que la fiesta de Rosana Bertone.

¿Cómo afecta el pago de ambas deudas a la clase trabajadora?

La deuda externa contraída por Rosana Bertone son bonos en dólares TFU27, con fecha de vencimiento en 2027 y una tasa anual de 8,95%. Se estima que los vencimientos trimestrales de los intereses ascienden a casi 4,5 millones de dólares.
El capital de la deuda se amortiza en 33 cuotas, también trimestrales desde el 17 de abril de 2019: las primeras 12 por el 2,5% del total de la deuda (unos US$ 5 millones por cuota); las siguientes 14 por el 3% (unos US$ 6 millones cada una): y las últimas 7 por el 4% de la deuda (unos US$ 8 millones por pago).

El 7 de febrero se reabrieron las paritarias docentes en la provincia. ¿Cuál fue la propuesta del gobierno provincial? No hubo. No es ningún chiste, aunque lo parezca. Pero el viernes 11 de febrero hubo una nueva convocatoria con propuesta por parte del gobierno.

Te puede interesar: Ajuste. La inflación se come los salarios: ¿y los sindicatos dónde están?

El ejecutivo llevó una propuesta anualizada que rondaría en un 40% de aumento anual, en bolsillo serían unos $78.000. Es decir que el gobierno de Gustavo Melella con esa pauta buscará que los salarios sigan perdiendo con la inflación.

Mientras se pagan millones de dólares tanto al FMI como a los bonistas extranjeros en Tierra del Fuego, ambos gobiernos nacional y provincial deciden políticamente mantener a la clase trabajadora en la pobreza.

Si bien, en el congreso provincial de delegados docentes de Tierra del Fuego por unanimidad se rechazó la propuesta salarial del gobierno provincial y se llamó a desobligar para mañana, no se puede separar la lucha salarial de la decisión política de pagar una deuda odiosa. Porque plata hay, lo que no hay es la voluntad política de sacar a la docencia de la pobreza. Millones de dólares se llevan los acreedores extranjeros en bonos de regalías hidrocarburíferas para pagar el hospital de Ushuaia que nunca se hizo. Que se investigue a Rosana Bertone y su planta política para saber qué se hizo con esa plata. Porque la estamos pagando el pueblo fueguino mientras enfrentamos un 40% de pobreza en la provincia.

Te puede interesar: ATE-Indec. El salario debería ser como mínimo de $128.800

La inflación estimada para este 2022 será del 54,8% una suba de 2,7 puntos contra la estimación previa. A esto hay que sumarle que la inflación de enero fue de 3,9%, pero los alimentos superaron ese promedio con un aumento del 4,9%. La inflación es una forma de ajustar a las y los trabajadores: con salarios que van detrás y nunca recuperan lo perdido, licuando el poder de compra. El gobierno de Alberto Fernández ordenó en febrero aumento de naftas, y ya anunció que las tarifas de luz y gas aumentarán. Nuevas medidas que prometen más inflación los próximos meses.

Es imposible desligar las decisiones políticas de querer pagar deudas que solo sirvieron para beneficiar a un puñado de empresarios o funcionarios políticos mientras la clase trabajadora sigue pagando con ajuste y pérdida del poder adquisitivo.

Es necesario dar vueltas las prioridades, que las deudas las paguen quienes las generaron y no nosotros, las mayorías populares. Que dar vueltas las prioridades no sea una consigna vacía.

El 8 de febrero pasado la izquierda llamó a marchar a las calles para rechazar el pacto del gobierno nacional y el FMI. En Ushuaia el FITU también salió a la calle y llamó a los gremios y trabajadores en lucha a expresarse contra el ataque del Gobierno nacional y el FMI. Algunos gremios como el SUTEF se pronunciaron en rechazo al acuerdo, a pesar de haberlos convocados en congreso provincial de delegados no llamaron a movilizar contra el pacto. Este tipo de actitudes son las que confunden a la clase trabajadora y benefician a los gobiernos. No solo hay que salir a reclamar por el salario, también por la inflación que se viene, por los ajustes. Es necesario realizar asambleas con las familias de las y los estudiantes que también se verán afectados por las políticas del gobierno nacional y provincial.

Pagar las estafas macrista y bertonista es un golpe directo a la clase trabajadora en tanto que se prioriza seguir beneficiando a unos pocos y no poner la plata al servicio de las mayorías populares, en educación, en salud, en vivienda y contra la violencia machista.

Es necesario un plan nacional de lucha de docentes, estatales, precarizados, informales, trabajadores de las fábricas en lucha y desocupados para que los reclamos en común de las mayorías populares ganen fuerza.

Las medidas de emergencia para defender los bolsillos populares pueden abrir el camino a construir un plan de lucha que pueda derrotar el ajuste y el pacto con el FMI. Que se proponga una salida de fondo para terminar con la decadencia argentina, empezando por el desconocimiento soberano de la deuda, y medidas como el monopolio estatal del comercio exterior y la nacionalización de la banca. Una salida que necesita de la fuerza y el poder de la clase trabajadora, con paro activo en todo el país en la perspectiva de la huelga general.

Te puede interesar: Deuda y ajuste. El directorio del FMI discutirá este miércoles sobre el pacto con Argentina




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias